top of page

Antes y después de la cocina perfecta

Tener la cocina perfecta no es fácil, y a veces sucede que tenemos el espacio pero una distribución no pensada en detalle puede resultar en una cocina nada funcional e incómoda.



Os contamos una de nuestras reformas integrales de cocina en la que le dimos la vuelta a la entrada para ganar una zona de comer, antes muy ajustada e incómoda, además de darle mucha más luz y funcionalidad.


ANTES

Partimos de una cocina con una pared totalmente desaprovechada para un radiador, dónde sus dueños disponía de una pequeña mesa para comer que no acababa de resultarles muy funcional.


La cocina a pesar de tener ventana al jardín resultaba oscura, y tenía una gran puerta ciega de acceso al jardín que condicionaba todo el espacio.



DESPUÉS

Además de actualizar todo el mobiliario, por muebles en blanco con puertas enmarcadas, que sin dejar de darle un toque actual a la cocina, mantenían la enesencia de casa más clásica, apostamos por cambiar el acceso a la cocina y abrir una ventana adicional al pasillo, que sirviera de pasaplatos para la zona del comedor del salón


¿Qué conseguíamos así?

1.Por una parte darle utilidad a la pared que no servía de nada

2. Abrir un nuevo hueco por dónde se cuela la luz de la entrada

3. Cerrar el acceso actual y ganar una amplia zona de barra para comer dos personas cómodamente


OTROS DETALLES

Para darle un toque actual y natural propusimos una encimera porcelánica que continunara en el frente de imitación madera, con la que también diseñamos la barra de desayunos.



Para la pared de la nueva entrada diseñamos una puerta de madera lacada en blnco, corredera que no ocupara espacio y siguiera la línea de los muebles. El detalle que le dio el toque perfecto fue empapelar esa pared con un papel pintado con motivos vegetales en color tostado.




147 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page