Una casa con alma en verde

Cuando los propietarios de esta maravillosa casa me llamaron para ayudarles a transformarla y convertirla en su hogar, enseguida intuí el potencial que tenía y el regalo que iba a ser poder participar en su transformación.

Vistas todas las posibilidades que tenía, nos pusimos manos a la obra y mano a mano con los dueños, fuimos abriendo los espacios, abriendo nuevas ventanas por las que disfrutar del maravilloso paisaje que les rodeaba, y dejando paso a la luz


La casa en su origen, aunque con una distribución bastante similar tenía una planta principal que no permitía dejar pasar toda la luz que se proyectaba desde el jardín. Aunque disponía de una amplia cocina, estaba divida, resultaba incómoda y fría. Así que lo primero que hiciemos fue abrir el recibidor a la cocina, el comedor y el salón. Conseguimos que, sin puertas, cada uno de estos espacios estuviera bien definido, permitiendo al mismo tiempo que la comunicación entre todos fuera fluido y fácil



Tirando todos los tabiques de la antigua cocina conseguimos ampliar la cocina con una gran isla central con una zona de barra para comidas y cenas más informales, y a continuación una mesa comedor sencilla para el día a día. Apostamos por una cocina en blanco y madera, con toques en negro que le dieran un toque sofisticado al conjunto



Para el comedor escogimos una amplia mesa comedor de madera y hierro que combinamos con sillas tapizadas en verde, que encajaba perfecto con las vistas al jardín que se disfrutan desde ese lugar. El toque final lo pusieron un juego de lámparas de cuerda dándole un aire natural a todo el espacio



El verde de las sillas comedor fue la clave que seguimos para la decoración del salón. Creamos un rincón muy acogedor junto a la chimenea suspendida con una chaiselongue en verde aceituna, que completamos con lienzos hechos ex-proceso para ese rincón en la misma gama de tonos de toda la estancia. Para no perder calidez buscamos muebles auxiliares en maderas cálidas mezclados con detalles en negro, como la mesa de centro, el mueble tv y la consola de detrás del sofá.



Para la entrada buscamos una consola en madera y una composición de cuadros con motivos florales, enmarcados con paspartú en rafia para que nada más entrar la casa ya nos hablara del estilo que te vas a encontrar en toda la casa


El dormitorio principal, con un gran vestidor en madera hecho a medida que divide el espacio, y a la vez lo viste, lo completamos con una cama y mesillas en madera, que no necesitan más que las maravillosas vistas que les ofrece la ventana horizontal que abrimos en el cabecero. Los detalles los dan la ropa de cama en amarillos y verdes, que nos dan continuidad y coherencia en todo el espacio.


Una mención aparte se merecen los baños de la casa. El principal cuyo elemento clave es una bañera exenta que preside el espacio, combinado con un revestimiento en color arena, muy elegante, que combina a la perfección con el mueble lavabo de dos senos hecho a medida.



Para el segundo baño de la casa apostamos por azulejos en tonos azules, y jugamos con la forma espigada en su coloación. Para que el espacio no quedara muy cargado revestimos sólo hasta ¾ de la pared dejando el resto pintando en blanco. Para este baño optamos por un mueble a medida de lado a lado en blanco y grifería empotrada en cromo.



Por último, en el baño para invitados buscamos que fuera distinto y llamara la atención revistiendo la pared del lavabo con azulejo tipo mosaico en azul y blanco. Lo combinamos con un azulejo más neutro en la zona de la ducha y con toda la grifería en negro para que destacara.



El resultado final: una casa abierta al exterior, dónde el verde del jardín y de las vistas se cuela por todas las ventanas y se complementa a la perfección con el estilo neutro, natural y elegante que tiene cada espacio. Sin duda una casa con alma en verde


Podéis ver todas las imágenes del proyecto en https://www.slowandchic.com/reforma-casa-alma-verde-interiorismo


158 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo