Decorar un piso familar con estilo, alegre y sereno




Seguramente el piso que hoy os enseñamos se parezca, en distribución, a muchos en los que habéis estado o incluso el vuestro. En este proyecto, una vivienda recién reformada de tres dormitorios, se trataba de darle un aire personal, elegante y luminoso. Dónde cada habitación tuviera su propio estilo pero que en conjunto todo el piso tuviera un sentido.



Nuestra propuesta de decoración se basó en tonos claros, como el gris y la madera clara, combinándolos con toques de color en azules, beige y negro. También nos atrevimos con el amarillo en algún elemento puntual para darle un toque más alegre.



En la reforma se eliminó la puerta que dividía la entrada del salón-comedor, ganando así mucha amplitud y luz en ambos espacios. Esto nos permitió darle protagonismo a la mesa comedor para que la primera vista nada más entrar fuera de un salón de dos ambientes.



Apostamos por un sofá con chaise longe en un gris claro, mueble de televisión y resto de mobiliario auxiliar también en blanco o gris. Destacando una butaca auxiliar muy original en blanco que distingue al salón de otros similares.



Para la zona comedor optamos por una mesa en madera de abedul con sillas en blanco de estilo retro, que a más de uno seguramente le recordarán antiguas sillas de la cocina de sus abuelos.



En el dormitorio principal seguimos la misma línea del salón: buscar un ambiente sereno, pero con estilo. La cama y cabecero están tapizados en gris claro, dándole el toque de contraste y color en los textiles, en azul oscuro y algo de amarillo, así como en las láminas del cabecero.



Para los dos dormitorios secundarios hicimos dos propuestas distintas. En el primero optamos por un estilo claro y relajado, en blancos, grises y azules claros. Un dormitorio sencillo pero que respira paz y muy adaptable como futuro dormitorio infantil.



En el segundo hicimos una propuesta más arriesgada, apostando por elementos en negro, combinados con beige, de tal forma que fuera un espacio más versátil, pudiendo ser utilizado bien como zona de trabajo, zona de relax o dormitorio de invitados.



Las claves del homestaging fuero completar el mobiliario con elementos que le dieran vida a todo el piso. Flores en blanco y amarillo y verde, mucho verde, que siempre ayuda que los espacios cojan vida. Detalles como jarrones, velas y cestos en tonos claros y siempre en la línea de cada estancia. En definitiva, conseguir que un piso nuevo y recién reformado pareciera vivido y cálido.



Podéis consultar el proyecto completo aquí








Slow & Chic  | slowandchic@gmail.com | Madrid

  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle